Etiquetas

Vale, pues si, nos fuimos a verla al cine, y el resultado ha sido magnifico. Nos hemos reído, hemos aprendido unos cuantos trucos más de cómo matar zombis, hemos visto un montón de gore, nos hemos reído, hemos disfrutado de armas coches, y de Bill Murray, con el que nos hemos reído mucho, y para acabar nos hemos reído aun más con Woody Harrelson.
Previsible, si, sencilla, si, que los chistes necesitan de frikis y amantes de los zombis entre el publico….. bueno, no amantes, amantes, claro, solo admiradores, que ya bastante chiste malo hay en la película. Pero es que son chistes malos muy divertidos. Todos los tópicos de películas de zombis, pero con el peculiar sentido del humor, bastante cafre que nos hace comentar la película constantemente con quien se siente a nuestro lado.
Si además le sumamos que la película no esta nada mal rodada, aunque no con mucho presupuesto, y que en realidad se acaba convirtiendo en una road movie, donde nos habla de los personajes más que de matar zombis, que aparecen en ciertos momentos, aunque eso si, con tiroteo final imprescindible, la verdad es que no llega a aburrir, como habría pasado de ser un tiroteo constante. Diálogos, situaciones, desconfianzas, amistades y piques se van sucediendo entre unos personajes absolutamente sencillos, y que se pueden resumir en dos frases, aunque acaban teniendo todos algo especial.
Y si, nos pasamos la película esperando que le vaya bien al pobre protagonista, que es un pequeño jugador de Wow (que juega un importante papel en la supervivencia del personaje) adicto a las pizzas y a no salir de casa, lo cual acaba ayudándole a sobrevivir, además de un montón de suerte, y unas cuantas reglas, que también aparecen visualmente en pantalla, en lo que se convierte en la marca distintiva de la película.


En resumen:
Divertida, cafre, gamberra, siempre sabes que va a pasar a continuación, pero se arreglan para contártelo de forma que te rías. Y luego contamos con Bill Murray y Woody Harrelson.

Anuncios