Etiquetas

,

Nueve años después de que Palpatine se convirtiera en Emperador, y diez años antes de la Batalla de Yavin, durante los días más oscuros de la galaxia, el poder del Imperio se consolidaba a través de miles de sistemas.

Con una flota cada vez más poderosa, donde los nuevos destructores clase Imperial suponen el mayor salto en potencia de fuego tras la caída de la República, y un ejercito que ya no se nutre solo de clones, sino de reclutas humanos, nada es capaz de luchar abiertamente contra el Imperio.

La Purga Jedi, que ha llevado a Darth Vader por toda la galaxia, casi ha terminado, y sus espías e informadores están atentos a cualquier indicio de uso de la Fuerza, para eliminar o reclutar a quien haga falta, aunque parece que ya no hay un solo superviviente bien entrenado en las artes Jedi.

El Nuevo Orden controla férreamente el comercio y los viajes interestelares, que han disminuido mucho, así como el progreso tecnológico, centrado en una serie de corporaciones que colaboran, más o menos voluntariamente con el Imperio, mientras que recursos como la Holonet están cada vez más restringidos a la población general.

Aunque el Senado Imperial tiene cada vez menos influencia y poder, sigue siendo un lugar de reunión y discusión política, necesario para que el Emperador pueda controlar su vasto territorio. Intrigas y conspiraciones se siguen escondiendo en sus salas, pero con un espía Imperial en cada sombra.

Muchos sistemas aun no están pacificados, y las batallas se suceden tanto en los territorios imperiales como en el borde exterior, mientras los mundos poco importantes apenas tienen presencia imperial. Todavía existen muchos huecos en la red, pero cada vez son menos.

Los Días Oscuros es una época para verdaderos héroes, donde el Imperio no solo parece invencible, sino que todos aquellos que se enfrentan a él, mueren. Solo esperar a tiempos mejores, parece una opción inteligente.

By CP

Anuncios