Etiquetas

,

Temporada 1 Capitulo 4

Tialoc

Tialoc

Niños bailando y cantando “dame tu amor”…

-Armod- 

Antipo vuelve a soñar con Demastes, pero mientras se recupera Inzi descubre huellas de carros que salen del valle, aunque continúan su viaje hacía la mansión de su Señor. En unos pocos kilómetros encuentran a un caminante un poco extraño. Dice llamarse Tialóc, y busca el árbol del mundo para poder destruirlo. Extrañados ante esa idea, los personajes charlan con él, estando Armod a punto de matarlo en medio de la discusión sobre lo extraño de su proceder. Pero el hombre también les cuenta que ha visto dos carros cargados de niños y vigilados por hombres armados, en dirección a la salida del valle. Confirmando que son los niños, deciden dar la vuelta y perseguirlos.

Casi es de noche, cuando los alcanzan, en la carretera hacia Pella. Aunque empiezan hablando con ellos amigablemente, y descubriendo que llevan los niños a Pella para venderlos como esclavos, tras comprarselos a un sacerdote egipcio llamado Imhotep en la entrada del valle, donde según parece el jefe de su casa comercial había quedado que se encontraran. Los niños están drogados, asi que los cargan en un solo carro, y parten hacia el sur a toda velocidad, para devolverselos a sus familias cuanto antes y asi poder volver a la ruta hacia la mansión de Demades. Por la noche hacen una parada para dormir, pero no descansan mucho, al oir enormes rugidos en la noche.

Cuando amanece atraviesan el paso de montaña donde descubren varias docenas de cadáveres descuartizados, con huellas de un enorme monstruo. Siguen unos kilómetros hasta que encuentran unos leñadores que se hacen cargo de los niños, y asi pueden volver al valle, donde cabalgan a toda velocidad, volviendo a adelantar a Tialóc que sigue su viaje.

Es la noche siguiente, cuando llegan a la preciosa mansión de Demades, situada sobre un risco junto a un río, solo para descubrir que su Señor ha sido crucificado tras ser torturado, y sus sirvientes están todos muertos en la bodega. También encuentran restos de ceremonias o hechizos y fragmentos del libro de los muertos egipcio. Deciden pasar la noche allí, y al día siguiente, guiados por otro sueño de Antipo que ve a un sacerdote egipcio cruzar por una caverna hasta desembocar en las cercanías de un pueblo. Inzi siente perfectamente la caverna, asi que van hacia ella. Es un duro viaje, donde son atacados por unas extrañas criaturas humanoides, de las que tienen que huir tras matar algunas, solo para caer en el ataque de unos orcos, justo cuando Armod esta lejos persiguiendo su caballo huido. En un combate al limite, Inzi y Antipo consiguen matarlos a todos, a base de maniobras y flechas, y finalmente, con sus espadas, hasta que Armod llega justo a tiempo para matar al ultimo.

Tras el combate, continúan por la caverna, y salen a la superficie junto a la villa de Citera. Bajan alli, tras descubrir las huellas de unos caballos que han llegado a la villa disimulando su ruta, para llegar desde el norte, en vez desde el este.

En el puerto esta un navío, en cuya cubierta esta Imhotep, un gordo comerciante cartaginés, que parece el dueño del barco y un romano. Todos acompañados de esclavos y guerreros, mientras unas bailarinas y unos músicos les entretienen. Deciden ir a una posada y planear su próximo movimiento.

Inzi (Elvira)       +18      43

Armod (Emilio)  +24      54

Antipo (Victor)   +14      38

Anuncios