Etiquetas

, ,

Es curioso lo que me costo engancharme a los libros de Juego de Tronos. No me gusta demasiado la fantasia, pero mucho la novela historica. Y asi fue como me convencieron para leerlos. Que parecian escritos por Bernard Cornwell o un autor similar, pero con un trasfondo completamente inventado. Como me encanta leer, pues acabe disfrutando con las aventuras de Jaime Lannister y los personajes secundarios que le acompañan, pero sin llegar a un entusiasmo militante. Por ejemplo, Danza de Dragones la he leido hace unas semanas, impulsado sobre todo por la segunda temporada en televisión.

Y es que la versión televisiva de Canción de Hielo y Fuego es el verdadero motor de mi afición a este mundo. Los libros de Martin me parecen decentes, pero nada más. Intenta cubrir demasiados personajes, se complica de más, se detiene en demasiados momentos, y en general es demasiado pesado y lento. Es cierto, que en los primeros libros no sucedia, y la trama era mucho más fluida, pero en ese caso, los personajes no me parecian tan bien construidos, ni las ideas muy claras.

Y todo eso, desaparece en la serie de televisión. No es solo que ahora no es solo Martin el creador, sino que tiene a su lado unos productores, y unos guionistas de gran calidad, que opinan, cambian y mejoran. Pero además, el propio escritor tiene la magnifica posibilidad de volver a revisar su trabajo. No solo esta cambiando sucesos, redondeando personajes, creando situaciones más intensas, sino que en general, esta mejorando el ritmo narrativo, diseñando nuevas escenas y relaciones absolutamente sorprendentes, y en general sacando partido también de los magnificos actores de los que dispone.

[SPOILERS A CONTINUACIÓN]

Uno de los problemas del cambio de medio, era tener que concentrar no solo sucesos, sino también personajes. Escoger que es importante y que no. Y en eso, la serie esta consiguiendo una matricula de honor. Que el nuevo Capitan de la guardia de King´s Landing, sea directamente Bronn, en vez de Mano de Hierro nos hace perder un personaje que me encanta, pero le da más profundidad a nuestro mercenario favorito. Que Tywin Lannister tenga largas conversaciones con Arya Star, nos permite conocer más ambos personajes, y darles más profundidad y complejidad, sobre todo al Leon. Escenas como las de Cersei en el capitulo Blackwater, o aquella conversación entre Cersei y Robert Baratheon en la primera temporada, son enormes aciertos.

Echamos de menos la gran profundidad y complejidad de tener al hermano de Ser Loras llevando la armadura de Renly, cierto. O las maniobras de los ejercitos, ya que en la serie, Stannis se va directamente a atacar la capital solo con su flota. Echamos de menos a los generales de Robb Stark, centrados ahora en sonrisitas Bolton. Pero al final, el resultado de la serie es muy superior a los libros. Y si además, vamos teniendo sorpresa tras sorpresa, cambios respecto a lo escrito, y sobre todo, el aviso de que la tercera temporada ya tendra grandes cambios en la historia, entonces ya me declaro absoluto admirador de la serie, y estoy deseando que empiece ya, donde los que no conocen los libros van a llorar y mucho por los norteños. Por que la escena final de la segunda temporada es absolutamente magistral, por actores, por dirección, por mover la camara, por crear tensión, por todo. Me imagino a Robert Kirkman muriendose de pura envidia mientras la veia.

Anuncios