Etiquetas

,

Aunque en realidad son tonterías que voy publicando en Facebook, he decidido reunirlas en el blog, para algún día leerlas otra vez, y reirme de lo que primero me llamo la atención al mudarnos a Holanda. Sin más preámbulos, los primeros cinco Facts de nuestra nueva vida.

Coffe Company Middenweg

#1 Si tras toda la mañana de papeleo (ya somos oficialmente ciudadanos) comes algo rápido en un burguer king, no te sientes en la zona de gente alta. Mis pies no llegaban al suelo cuando me sente.

#2: Incluso en lo peor del atasco mañanero en la principal arteria de la ciudad, todos conducen por los carriles de la derecha, y solo usan los de la izquierda para adelantar y volver enseguida a su lugar.

#3 Primera leyenda urbana destruida. La cesta de la compra no es más cara. Comparando el super de barrio, con el mio de Madrid, hay cosas más baratas (pollo, pan) y otras un poco más caras (embutido, zumo), pero las diferencias son minimas siempre. Y eso si, la variedad es inmensa.

#4: No llueve tanto. De verdad. Mi caso es especial, por supuesto. Una década en Santiago de Compostela te enseña el verdadero infierno. Aquí puede llover, granizar y nevar, todo seguido en diez minutos, pero en un cuarto de hora, hay sol otra vez. Es más, para llegar al trabajo o si has quedado para cenar, es normal que digas que llegaras un cuarto de hora más tarde, para esperar a que deje de llover. En Galicia habría llegado una semana tarde si esperaba a que dejara de llover un rato….

#5: Otra leyenda urbana que cae. Los holandeses también emigran a trabajar a españa. Para que sirva de ejemplo, mi monitora del gimnasio fue go-go en discotecas de Madrid durante tres años.

Y en unos días, los siguientes cinco facts!