Etiquetas

,

Segunda parte (y final) del relato que empezamos aqui:

ambulanceRevise uno de los cuerpos de los científicos y saque un paquete de cigarrillos del bolsillo de la bata. Me sente a los pies de la cuba de Marck y encendiendo un tabaco horriblemente suave medite sobre mi situación. Si me marchaba, Marck seria teletransportado solo e inconsciente a cualquier lugar de las Islas, probablemente alguna ciudad en ruinas, ya que las Catedrales intentan incorporar las novedades a donde menos discordantes fueran. Como si un jodido rascacielos no fuera a llamar la atención en mitad de ninguna parte!!

Exhale el humo. Las ciudades de los núcleos lejanos estan plagadas de extraños. Ya me he visto perseguida por hordas de monstruos zombies y cosas aun menos agradables. Quizas tuvieramos suerte y nos teleportasen a alguna isla desierta, o tranquila donde podriamos pudrirnos durante el resto de nuestras vidas confiando en que alguna lanzadera de salto se perdiera y por un casual, entre las miles de islas de realidad que hay flotando en las nieblas, pasase por la nuestra.

Revise mi equipo, la baliza incorporada en mi cerebro no serviria fuera de territorio conquistado, no serviria lejos del alcance de las naves de Hegemonía.
Mire a Marck, flotando en su caldo de nanobots. Me quedaban diez minutos para decidir si me quedaba con él, acompañandole a su aleatorio y probablemente peligroso destino o cogia la puerta e intentaba dejar el rascacielos en diez minutos, por las escaleras… bueno siempre podía tirarme por el hueco del ascensor. Las heridas externas ya comenzaban a cerrarse. Marck era un buen tipo, y mi compañero. Tiene mujer y dos hijas –Son guapisimas verdad? Decia cada vez que sacaba la foto de dos niñas rubias y sonrientes del bolsillo de su uniforme.

Siete minutos. Marck era solo humano, y aun asi era capaz de cualquier mision. No estaba lleno de tecnologías desconocidas como yo, ni tenia genes modificados ni… ni siquiera tenia su ordenador integrado en el cerebro!! Solo humano, 100% y me habia salvado la vida, demasiadas veces.

Cinco minutos, ordenador, conectarse a la red… cualquier red… ASALTALA! Busqueda hospitales, cercanos, menos de… mire los indicadores del tanque medico… cinco minutos en coche.

La ambulancia corria por las calles de Manhatan, el paciente estaba estable pero debia ser operado. Los doctores me habian mirado como si estuviera loca al exigir que le movieran a otro hospital absolutamente entubado y a toda velocidad. Suficiente dinero hacia milagros y yo sabia que la tecnología de este lado de la realidad no salvaria a Marck. Mire al conductor mientras empuñaba mi arma y le comente que deberia bajarse del vehiculo. Esta ambulancia quedaba confiscada.

-Señor, recibimos una solicitud de la Capitana Rachel Thirty para cruzar el portal. Para ella y… una ambulancia… señor.

By Freakita

Anuncios